Santa Alianza

De Obra FCU
Saltar a: navegación, buscar
En la Santa Alianza nacida en el corazón del Cristo, cabían todos, justos y pecadores, porque el ideal sublime de liberación humana los conducía a todos por el mismo camino: la fraternidad universal. (AE, EN LA FORTALEZA DEL REY JEBUZ)

La "Santa Alianza" fue una institución filantrópica en tiempos de Jesús creada en una asamblea descrita a detalle en el capítulo "De vuela a Palestina" del libro Arpas Eternas.

Miembros[editar]

Primera asamblea[editar]

La primera asamblea donde se decidió crear la Santa Alianza, efectuada en casa de Elcana, estuvo compuesta por los siguientes aprticipantes:

La sagrada familia:

1. Yhasua
2. Yhosep
3. Myriam

Los esenios de Belén

4. Josías
5. Alfeo
6. Eleazar
7. Sara

Los cuatro de Jerusalén:

8. José de Arimathea
9. Nicolás de Damasco
10. Gamaliel de Jerusalén
11. Nicodemus de Nicópolis

Desde África:

12. Faqui

Consejo Central[editar]

(AE, A GALILEA)

En común acuerdo estaría formado por:

  1. Yhasua
  2. Judá
  3. Faqui
  4. José de Arimathea
  5. Nicolás de Damasco
  6. Gamaliel de Jerusalén
  7. Nicodemus de Nicópolis

Dijo Jesús:

Seamos siete hermanos iguales en derechos y deberes, los que llevemos sobre nuestros hombros todo el peso de la liberación de los oprimidos.

Discurso de Yhasua[editar]

Las siguientes palabras de Yhasua inspiraron la creación de la Santa Alianza:

Mientras el hombre no se liberte a sí mismo de su pesada cadena de ambiciones, egoísmos y ruindades que le agobian, poco será si le libertamos de amos exteriores que él mismo se echa encima por su propia inferioridad (...)

Vosotros pensáis quizá en ejércitos armados para imponer la justicia por la fuerza. Yo pienso en ejércitos también, pero sin lanzas ni espadas, y sólo armados con la verdad, con la lealtad de unos para otros, con la instrucción necesaria para que el pueblo aprenda a pensar y razonar, desterrando la ignorancia y el fanatismo utilizados por los audaces aventureros, para dominarlo, engañándolo (...)

Para mí, no es un levantamiento armado el que pondría remedio a tantos males, sino una campaña silenciosa pero decidida y firme de unificación y concordia, de instrucción y de persuasión, que eleve el nivel moral del pueblo hasta ponerlo en condiciones de gobernarse sabiamente a sí mismo (...)

Resoluciones preliminares[editar]

Y la resolución a que se llegó en asamblea fue la sigueinte:

Cada cual en el lugar que habitaba o donde tenía mayores vinculaciones, invitaría a los hombres más capacitados para que en las sinagogas se empezara a propiciar la unificación de todos los hijos de Abraham, deponiendo recelos y odios injustificados y contrarios al espíritu de la Ley. Tomarían pasajes de los libros de Moisés y de los Profetas bien estudiados de antemano, y sobre ellos desenvolverían su tesis salvadora: la unificación de todos los israelitas en un solo pensar y sentir, como único medio de prepararse para conseguir la paz y la libertad (...)

Se repartieron las zonas del país, donde cada cual tenía parientes o amigos para iniciar la gran cruzada de unificación de todo Israel, que se llamaría Santa Alianza, y tomarían las iniciales de ambas palabras como señal para conocerse los que pertenecían a ella.

Véase también[editar]