Ley de los Patriarcas

De Obra FCU
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El pueblo de Israel se regía entonces por lo que llamaba “Ley de los Patriarcas”, y había sido creada por Abraham, que vivió su larga vida bajo la inspiración y leyes de los Kobdas, entre los cuales su hermana mayor, Vhada, era Matriarca de un Santuario de mujeres en el País de Galaad. *–La parte de Palestina que se llamó Siria y Galilea–.

Esta “Ley de los Patriarcas”, era muy concisa y breve, limitándose al precepto magnífico de: “No harás a tus semejantes lo que no quieras que se haga contigo”.

  1. Harás a tus semejantes todo lo que quieras que se haga contigo en igualdad de circunstancia.
  2. No rendirás adoración a dioses que piden sacrificios de vidas y cosas materiales sino sólo al Altísimo Dios Invisible y Eterno, Creador y Conservador de cuanto vive en el Universo, y que sólo pide el cumplimiento de esta Ley, que ya fue grabada por Él en cada alma humana que viene a encarnar en este mundo.
  3. A los desobedientes a esta Ley los recluirás en lugar seguro apartados de los demás hasta que aprendan a vivir sin hacer daño ni perjuicio voluntarios a sus semejantes.
  4. Serás misericordioso con los débiles, con los enfermos, con las viudas, con los huérfanos y sobre todo con los que carecen de lo necesario para sostener la vida.
  5. Serás celoso cumplidor de todos tus compromisos y palabra dada, y verás en tu esposa la compañera de tu vida, y en tus hijos, hijos de Dios encomendados a ti, igual que lo son tus servidores.
  6. No cerrarás tu casa a los viajeros, tendrás piedad generosa para con todos y jamás tomarás venganza de quien recibiste agravio.
  7. Dios es la Suprema Justicia y la hace en defensa y resguardo de sus siervos fieles a su Ley.

“Sea el Altísimo, Dios, Señor y dueño de los mundos, bendecido y glorificado por todos los seres del Universo”.