La razón de la existencia

De Obra FCU
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

(MS, LOS INTERROGANTES DE OSARSIP)

Y el maestro comenzó su clase repitiendo en voz alta la primera pregunta que el alumno grabara en su pergamino:

“¿Qué soy yo, por qué estoy aquí, de dónde he venido y a dónde voy?

Respuestas[editar]

Primera parte[editar]

“Esta pregunta se llevará todo la hora de clase y acaso no baste una sola clase. Oídme pues:

“El ser inteligente que llamamos “el hombre” y que en multitudes forma la especie humana habitante de este planeta, es una renovación gradual y continuada de las múltiples especies de seres orgánicos inferiores y que designamos con el nombre de animales o bestias.

“Cada ser inteligente de la humana especie, puede decir con toda verdad: “Yo soy uno y trino”, pues estoy compuesto de tres elementos sabiamente combinados y dispuestos por el Eterno Poder Creador.

Primero, mi inteligencia que piensa, mi voluntad que ama, mi memoria que recuerda, son cualidades indelebles del primer elemento de mi ser. Es invisible, indivisible e indestructible, porque surgió como una chispa de luz y fuego del Eterno Poder Creador, invisible, indivisible e indestructible, cualidades que sintetizamos en una sola frase, en una sola palabra, la más grande y formidable que puede pronunciar la voz humana: ¡Eterno!

“Quedamos pues en que el primer elemento que constituye el hombre es también eterno como la fuente de donde procede. Este elemento vibra, gira o vuela en el espacio azul infinito que envuelve éste y todos los planetas hasta que es llevado por la eterna ley de evolución a cualquiera de los planetas o mundos destinados a alimentar vidas orgánicas, vegetales primero, animales después, hasta llegar pasadas largas edades, a la especie que llamamos “Humana”.

“Al ser introducida la chispa viva en los mundos adecuados, es revestida de los otros dos elementos de que está compuesto “el hombre”: una vestidura de fluidos etéreos gaseosos y magnéticos primeramente, y éste es el segundo elemento de que está compuesto, el hombre. “Finalmente la Eterna Ley le forma el tercer elemento que ha de permitirle la vida manifestada al exterior al cual llamamos cuerpo físico, que viene a ser el instrumento de manifestaciones exteriores del principio inteligente, invisible, indivisible e indestructible o sea eterno como la Fuente, Luz, o Fuego que le dio vida.

“Creo pues que está contestada la primera parte de la pregunta: ¿Qué soy yo?

Segunda parte[editar]

“La segunda parte dice así:

“¿Por qué estoy aquí, de dónde he venido, y a dónde voy?”

“De dónde habéis venido ya está dicho en mi explicación anterior: Chispa viva del Eterno Viviente en todo ser vivo que habita los mundos. “Habéis venido de la Infinita inmensidad de Dios y hacia Él vamos todos, en la infinita sucesión del tiempo. El cuerpo físico nace de una simiente como toda vida, crece, se manifiesta en múltiples formas, buenas, bellas, excelsas, o ruines, innobles, feas y malas, según el grado de comprensión y de progreso alcanzado en el correr de lentas edades. Llega a la juventud, a la edad madura, a la vejez y muere, se disgrega y se hace polvo. Todo lo que es materia sigue este proceso.

“Este es el fin del tercer elemento que constituye “al hombre”. “La destrucción o terminación de la vida material trae como ineludible consecuencia la libertad de los otros dos elementos constitutivos del hombre: La chispa divina o alma que es Inteligencia, Memoria y Voluntad, y su envoltura de fluidos, gaseosos y magnéticos, o fuerza viva intermedia entre el alma y la materia física.

“Debo añadir que el Eterno Poder Creador otorga a sus creaciones inteligentes, una amplísima libertad de acción cuando después de largas edades ha llegado a formar parte de la Especie Humana. Esta libertad es llamada Libre Albedrío, el cual hace al ser inteligente, responsable de sus actos.

“El que obra el bien, más pronto llega a su eterno y divino origen. La chispa vuelve al fuego que la produjo y vuelve agrandada, embellecida y purificada a través de una larga cadena de existencias físicas.

“El que obra mal tarda más tiempo en volver hacia la Eterna Fuerza que le dio vida y rueda a veces de mundo en mundo cada vez más bajo hasta que el intenso padecer le hace abrazar la senda que ha de llevarle a su eterno origen.

“Creo haber contestado la segunda parte de la pregunta hecha:

“¿Por qué estoy aquí, de dónde vengo y a dónde voy?”

Conclusión[editar]

“La Luz Divina que iluminó a quien hizo esta pregunta, lleve claridad a vuestra mente a fin de que podáis comprender mi lección de este día.

Antes de retirarse del Aula, Osarsip preguntó al maestro:

–¿Puedo hablar con la Princesa Real y con mis dos compañeros de la enseñanza de este día, maestro Carmi?

–Puedes hablar con ellos cuando nadie más os escuche. ¡Cuidado, niños míos, que nos va la vida si mi lección de hoy sale fuera del Aula sagrada!