Comprobaciones

De Obra FCU
Saltar a: navegación, buscar

En múltiples pasajes de la Obra de Josefa Luque es explicado el cuidado y consideraciones especiales que se tomaban; sea en la escuela Antuliana, fraternidad Kobda u otras, para confirmar los mensajes recibidos del mundo espiritual.

Moisés[editar]

Como humanos, tanto Amenofis IV como vuestros maestros iniciadores y yo mismo, no podemos pensar ni remotamente en que poseemos la verdad absoluta, y acaso pasaremos muchos siglos aún sin llegar a esa cumbre gloriosa. Mientras tanto es justo, justísimo, que demos un pasito tras otro en la subida a la cuesta, pensando que un día llegaremos a desposarnos con esa gran Diosa, Madre y Padre, que nos engendró en lejanas edades pasadas, y en otras lejanas futuras nos espera para el eterno abrazo sin término ni fin. (MS, MOISÉS TEJÍA SU RED)

Algo de eso encontraréis en esta copia de mi Libro de los Principios, al cual no creáis que le dé yo un valor absoluto, pues ya lo digo allí mismo: ¡Lo que yo vi! “He leído en escrituras muy antiguas que Krishna en sus Apocalipsis en las Torres del Silencio, y el Maestro Antulio en su “Hortus Conclus”, percibieron algo muy semejante a lo que yo vi. El adquirir este conocimiento después de mi visión, fue en verdad la gran calma y tranquilidad para mí, que a veces llegué a creerme víctima de engañosas alucinaciones. (MS, EL APOCALIPSIS DE MOISÉS)

Fraternidad Kobda[editar]

Explica Sisedón en Orígenes, cuando los Kobdas debían realizar un viaje largo de uno a otro santuario. [1]

Los Kobdas como infatigables cultivadores del espíritu humano, jamás descuidaban la activa vida extraterrestre que lleva, aún en la materia, todo ser consciente de sus elevados y nobles destinos como seres afiliados a una grande alianza redentora.

Y así cuando se enviaban mensajeros, iban éstos cargados de los diarios relatos psicográficos, que los sensitivos escribientes o hipnóticos habían recogido del plano astral, a los efectos de comprobaciones y control necesario de las facultades supranormales, que trataban de desarrollar en ellos al más alto grado que es posible en las condiciones de vida terrestre.

Escuela de Antulio[editar]

Luego de hacer una visita al confín astral entre Venus y la Tierra, donde Antulio recibe casi 200 almas como proscritas, se explica lo siguiente: [2]

Cada excursión espiritual de éstas era seguida durante muchos días de interminables comentarios, anotaciones, hipótesis, que a veces llegaban a los más fantásticos y sublimes vuelos de nuestra imaginación, que buscaba ampliar los vastos horizontes que vislumbraba el alma extática ante tanta grandeza.

Y nunca realizábamos una nueva excursión sin dejar perfectamente anotada la anterior, y con el control aprobatorio de las Inteligencias Superiores que nos habían servido de Guía. No estaba, pues, en que nosotros hubiéramos creído ver tal o cual cosa, en ésta o en la otra forma, sino que nos era necesario que los Guías que nos habían acompañado, dijeran: –Lo que habéis visto, es toda la verdad de lo que ocurre en las moradas que habéis visitado.

Okmaya, que se presentó por la hipnosis de nuestros sensitivos, para dar su control a las últimas anotaciones, antes de grabarlas en los papiros destinados al archivo, nos dio hermosas ampliaciones sobre lo que habíamos visto en la última excursión por la esfera astral de la Tierra.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Orígenes de la Civilización Adámica, cap. "Ethea – Num-Maki – La Paz"
  2. Moisés, el vidente del Sinaí, cap. "El hierofante Isesi de Sais"