Buda

De Obra FCU
(Redirigido desde «Budismo tradicional»)
Saltar a: navegación, buscar
Gaspar al apóstol Tomás, Cumbres y Llanuras.
Esquema del Noble Óctuple Sendero, clic para ver la imagen en mejor calidad o descargarla en PDF del siguiente enlace.

Siddhartha Gautama, octava encarnación del Cristo, Príncipe de Kapilavastu, nació el siglo VI a.C. en Nepal. Fue llamado también:

  • Buda (despierto, iluminado)
  • Amida Bodhisattva
  • Sakyamuni Amida
  • Bhagavad (bienaventurado) del loto blanco

Conocido tradicionalmente por:

  • criticar al sistema hindú de castas
  • criticar la práctica de sacrificios de animales
  • negó la existencia de un Dios supremo
  • rechazó la autoridad de las Escrituras Hindúes.

En el libro Cumbres y Llanuras, Gaspar niega rotundamente la necesidad de estudiar el budismo de hace 2000 años (en tiempos de Jesús) por la completa terjiversación de los sutras, sin embargo y si se pudiera acceder a los originales, en Arpas Eternas recomienda:

Son muy pocas las referencias que se hacen a la vida o enseñaza de Buda (en Cumbres y Llanuras se justfica el por qué) en comparación con las otras jornadas mesiánicas del Cristo en la Obra de Josefa Luque. Por esta razón la mayor parte de la información acumulada en este artículo será proveniente de las fuentes históricas y tradicionales.

Budismo tradicional[editar]

Biografía[editar]

El Buda nació en Kapilavstu al Sur del Nepal en el año 563 a. C., al nacer se le impuso el nombre de Sidarta. Murió en el año 483 a. C. Pertenecía al clan de los Shakya, rama de una casta, los Kshatriya, que gobernaba una pequeña confederación de tribus.

Niñez[editar]

Según la tradición, estaba predestinado a ser un emperador o un gran maestro. Su padre, Shudhodana, decidió que su hijo le sucediera en el cargo, y le privó de la visión de la miseria terrenal (sufrimiento, enfermedad, vejez y muerte). Creció en un ambiente lujoso y disfrutaba de excelente salud. Su inteligencia fue privilegiada.

Adolescencia[editar]

Según las costumbres de su entorno, se casó a los 16 años con su prima Yashodhara, de la cual nació su hijo Rahula. Dice la tradición que obtuvo a su esposa después de un combate en el que derrotó a todos sus adversarios. Tenía además tres concubinas, pero su espíritu reflexivo le llevó a no contentarse con la vida que llevaba.

Parece que su primera crisis existencial coincide con el nacimiento de su primer hijo. A pesar de los esfuerzos de su padre para ocultarle la realidad, Buda descubrió durante un paseo, los cuatro símbolos que determinarían su vida: "un viejo decrépito, un enfermo, un cadáver y un monje errante". La leyenda dice que son cuatro dioses disfrazados.

Vida de asceta[editar]

Cuando tenía 29 años, llegó a la conclusión de que, si existe la metempsicosis (reencarnación tras la muerte), el sufrimiento es eterno. Su misión estaba clara, debía ayudar al hombre a alejarse del sufrimiento. Decidió abandonar el lujo que le rodeaba, escapando una noche a caballo. Su vida cambió totalmente a partir de entonces. Abandonó sus hermosas vestiduras, se rapó la cabeza y se vistió ascéticamente. Se estableció en un bosque y allí aprendió las técnicas de la meditación y el autodominio.

Iluminación[editar]

Seis años de dura mortificación estuvieron a punto de acabar con su vida. Desechó ese camino y reemprendió la meditación a la sombra de una higuera, por espacio de 49 días. Durante ese tiempo intentó hallar respuesta al interrogante del sufrimiento. Pero antes hubo de resistir los embates de la deidad infernal Mara (la mente) que le atacó desatando huracanes y terremotos, en medio de los cuales danzaban sus tres hijas: el deseo, el placer y la pasión. Pero Buda no se movió hasta que alcanzó la Iluminación.

Benarés[editar]

Los cinco primeros discípulos en Uruvela.

Después de su iluminación fue a Sarnath, al Parque de los Venados, donde predicó su primer discurso o "La Puesta en Movimiento de la Rueda de la Verdad o Dharma", dirigido a los cinco ascetas que habían sido sus compañeros en la búsqueda de la verdad.

Enseñanza[editar]

Desde ese día y durante 45 años más el Buda enseñó a toda clase de hombres y mujeres sin distinción, no reconoció desigualdades de castas o clases sociales, rechazó la tendencia filosófica a abordar problemas que no admiten soluciones prácticas; fundó una orden de monjes y más tarde otra de monjas.

Muerte[editar]

Murió en Kushinagar —una ciudad en el estado Indio de Uttar Pradesh— alrededor de los 80 años, alcanzando el Parinirvana o "Gran Iluminación".

Enseñanza[editar]

Algunos fundamentos del budismo.

La filosofía pública enseñada por el Buda está orientada a liberar al ser humano de la ignorancia y el sufrimiento.

Las cuatro nobles verdades[editar]

  1. La vida es sufrimiento (enfermedad)
  2. La causa del sufrimiento es el deseo (diagnóstico)
  3. Eliminando el deseo cesa el sufrimiento (cura)
  4. El camino para abandonar el sufrimiento es el óctuple sedero (tratamiento)

El noble sendero óctuble[editar]

Los elementos del Noble Óctuple Sendero se subdividen en tres categorías básicas. En todos los elementos la palabra «correcta» significa ‘plenitud’, ‘coherencia’, ‘perfección’ o ‘ideal’. El noble camino o Dharma es:

  • Sabiduría
1. Visión o comprensión correcto
2. Pensamiento o determinación correcta
  • Conducta ética
3. Hablar correcto
4. Actuar correcto
5. Medio de vida correcto
  • Entrenamiento de la mente
6. Esfuerzo correcto
7. Estar presente o consciencia del momento correcto
8. Concentración o meditación correcta

Una descripción más detallada de cada elemento se presenta a continuación:

Sabiduría[editar]

   1: comprensión
   de las cuatro Nobles Verdades
       1) existe el sufrimiento
       2) su causa es el deseo
       3) el deseo puede cesar
       4) óctuple sendero (éste)
   de la ley de la causalidad
   de la impermanencia
   2: pensamiento
   sabiduría es pensar con
       desapego
       amor
       renunciamiento
       no violencia
   evitar pensamientos de
       apego
       malevolencia
       odio
       violencia

Conducta ética[editar]

   3: palabra
   abstenerse de
       emplear formas de lenguaje
           erróneas
           perniciosas
       hablar negligentemente
       mentir
       difamar
       calumniar
       dañar a otros
   cultivar las palabras
       amistosas
       benévolas
       agradables
       dulces
       significativas
       útiles
   4: acción
   cultivar una conducta moral
       honorable
       pacífica
   absteniéndose de
       matar
       robar
       relaciones sexuales ilegítimas
       llevar a cabo tratos deshonestos
   5: sustentación
   ganarse la vida de forma
       honorable
       irreprochable
       inofensiva
   evitando cualquier profesión que pueda ser nociva de alguna manera para otros seres vivientes

Disciplina mental[editar]

   6: esfuerzo
   implica los cuatro siguientes esfuerzos
       1) impedir el surgimiento de malos pensamientos
       2) apartar los malos pensamientos existentes
       3) cultivar el surgimiento de buenos pensamientos
       4) mantener los buenos pensamientos existentes
   cultivar con atención el dharma(la conducta piadosa correcta)
   7: atención
   implica los cuatro estados de atención mental
   prestar diligente atención a
       1) cuerpo
       2) sensaciones y emociones
       3) actividades de la mente
       4) ideas, pensamientos, concepciones y cosas
   8: concentración
   nos conduce a las cuatro etapas de dhiana (éxtasis)
       1) se abandonan los deseos y pensamientos apasionados e impuros
       2) se desarrolla la tranquilidad y la "fijación unificadora de la mente"
       3) surge la ecuanimidad consciente
       4) desaparecen todas las sensaciones
           tanto de dicha como de desdicha
           de alegría y de pesar
           permaneciendo en un estado de ecuanimidad y lucidez mental

Nirvana[editar]

La rueda del Dharma, óctuple sendero y símbolo mundial del budismo.

Nirvana en budismo es el estado de liberación de todo dukkha (sufrimiento o estrés) y de samsara (ciclo de renacimientos).

Como no se puede definir el nirvana con palabras, se lo suele delimitar por lo que no es:

  • No es la existencia común a la que está sujeto el ser humano.
  • No tiene principio ni fin (no se encuentra dentro del tiempo medible).
  • No se puede generar o fabricar.
  • No tiene dualidad, por lo que no puede ser descrito con palabras.
  • No es un estado subjetivo de conciencia.
  • No está condicionado a nada o por nada.
  • No es ningún tipo de desarrollo o conversión.
  • No tiene partes o etapas que se puedan distinguir unas de otras.
  • No es una especia de paraíso o cielo post-mortem.

Quitar la flecha[editar]

La parbábola de la flecha envenenada ilustra la simpleza del sistema budista: ocuparse de lo que el momento dicta es el inicio del camino a la liberación.

Hubo una vez un hombre que fue herido por una flecha envenenada.

Sus familiares y amigos le querían procurar un médico, pero el hombre enfermo se negaba, diciendo que antes quería saber el nombre del hombre que lo había herido, la casta a la que pertenecía y su lugar de origen. Quería saber también si este hombre era alto, fuerte, tenía la tez clara u oscura y también requería saber con qué tipo de arco le había disparado, y si la cuerda del arco estaba hecha de bambú, de cáñamo o de seda. Decía que quería saber si la pluma de la flecha provenía de un halcón, de un buitre o de un pavo real...

Y preguntándose si el arco que había sido usado para dispararle era un arco común, uno curvo o uno de adelfa y todo tipo de información similar, el hombre murió sin saber las respuestas.

Buda dijo: Yo enseño a quitar la flecha.

Devenir histórico[editar]

Corrupción de la enseñanza[editar]

El Buda asegura a Subhuti en el Sutra del Diamante que mucho después de que se haya marchado, seguirán habiendo algunos que puedan obtener el significado de su enseñanza y ponerlo en práctica.

Esta sección parece reflejar una preocupación que se encuentra en otros textos budistas que las enseñanzas del Buda eventualmente se difuminarían y corromperían. Un concepto budista popular, conocido como mappo en japonés, también refleja esta misma ansiedad.

Predicciones del futuro[editar]

Mappo o "el declive de la Edad de Dharma", es la degenerada Tercera Edad del budismo. Tradicionalmente, esta edad se supone que debe comenzar 2000 años después de la muerte de Buda Gautama y dura 10'000 años.

Escuelas budistas[editar]

El budismo no está organizado con una jerarquía vertical. No existe una iglesia o alguna especie de patriarca o papa como por ejemplo ocurre en el catolicismo.

La autoridad religiosa descansa primeramente en los textos sagrados, en su interpretación se otorga cierta autoridad a maestros y personajes importantes que los comentan y analizan a lo largo de la historia.

Las tres principales escuelas budistas formadas a la muerte de Siddhartha y un porcentaje aproximado de los practicantes actuales son:

  • Mahayana, incluye el budismo Zen entre otros (56%)
  • Theravada, es el más antiguo y conservador (38%)
  • Vajrayana, budismo esotérico, tántrico y Tibetano (6%)

También existen otras corrientes y clasificaciones basadas en monasterios y escuelas doctrinarias.

Ramificación de las escuelas budistas en la actualidad.

Budismo Zen[editar]

El Zen es una escuela del budismo Mahayana. La palabra zen es la pronunciación en japonés de la palabra china "chan", que significa "meditación".

Los Koan

Los koan son frases, historias o parabolas dentro del Budismo Zen que buscan provocar una ruptura en el pensamiento discursivo y permitir que un practicante se acerque súbitamente a la iluminación. Uno de los más famosos es el siguiente:

Si encuentras al Buda en el camino, ¡quémalo! (Linji)

Este koan sirve muy bien para tener ecuanimidad y no apegarse a las experiencias positivas que pueden inflar el ego, como puede ser tener visiones en la meditación. A final de cuentas lo que se busca es la sabiduría y no el placer o la autoafirmación. La enseñanza fundamental del budismo es que todos los fenómenos que experimentamos son producidos por la mente, por lo cual no existe un Buda allá afuera. Los demonios y los dioses son sólo estados mentales. La liberación trasciende toda dualidad y reconoce la interedependencia de todos los fenómenos. [1]

¿Por qué se afeitan la cabeza?[editar]

El cabello es un objeto representativo del deseo humano en embellecer el cuerpo y proyectar una imagen en el mundo. Los monásticos budistas, así como los hierofantes egipcios, afeitan su cabeza como una expresión de su aspiración de renunciar a la vanidad personal. Hacerlo sirve de recordatorio a sí mismos y a otros de que han dejado el mundo.

Textos sagrados[editar]

Los textos sagrados budistas son denominados "Sutras" y son mayoritariamente discursos dados por Buda o alguno de sus discípulos más próximos. Transcurridos varios siglos tras la muerte de Buda y que sus enseñanzas no se perdieran en la transmisión oral, sus seguidores las transcriben en forma de Sutras.

Los 5 textos recomendados por Gaspar en la Obra de Josefa Luque son:

Enseñanza[editar]

1. Mahavastu: En sánscrito "El gran evento" o "La gran historia", es un texto de budismo temprano (pre-sectario) escrito y compilado entre los siglos II a.C. y el IV d.C.. Está compuesto por crónicas Jataka y Avadana, que son relatos sobre vidas anteriores de Gautama Buda y otros Bodhisattvas.

El Mahavastu contiene prosa y verso escrito en idiomas Sánscrito, Pali y Prakrit. Ha sido traducido al inglés en 1895 por J. Jones en tres tomos, como parte de la serie "Sacred Books of the Buddhists: The Mahavastu".

Enlaces para leer el Mahavastu online: vol.1, vol.2, vol.3.

Biografía[editar]

2. Labitavistara: Traducido como "La obra completa" o "La obra amplia", es un sutra budista de la tradición Mahayana compilado probablemente entre los siglos III y IV d.C.. Contiene la historia de Buda desde su encarnación como Siddhartha Gautama hasta su primer sermón en el Parque de los Venados en Benarés.

Está compuesto por 27 capítulos. Versiones traducidas al inglés son las de Edward Thomas y las del Proyecto 84000.

Complementos a la enseñanza[editar]

3. Vajracchedika: Conocido como el "Sutra de la Perfección de la Sabiduría del Diamante que Corta a Través de la Ilusión". Habría sido escrito en el siglo IX d.C.. Los primeros estudios en el occidente fueron recopilados por Max Müller.

El Sutra Diamante enseña la práctica del desapego o la abstención del apego mental y de la no-permanencia. El Buda ayuda a Subhuti, uno de los monjes más veteranos, a desaprender sus nociones preconcebidas y limitadas de lo que es la realidad, la naturaleza de la iluminación, y la compasión.

Debido a que puede ser leído en 40 minutos, en algunos monasterios es memorizado.

4. Meghasutra: Compuesto en dos partes, se encuentra en los números 15 y 16 del volumen 14 del "Gyut Tibetano" escrito por Csoma Korosi.

5. El Loto de la Buena Ley: Escrito en sánscrito está dividido en 28 capítulos. Contiene parábolas, poemas y versos de todo tipo. Muchas de las historias que contiene nunca sucedieron realmente. La traducción directa del japonés al español fue realizada en 2009 por Juan Masiá Clavel.

Otros[editar]

En esta sección se presentan los grupos de textos tradicionales más importantes en la actualidad, pero que no han sido mencionados en la Obra de Josefa Luque.

Canon Pali[editar]

Sobre el año 83 a. C., durante el reinado del rey Vatta Gamani Abhaya, hubo un concilio durante el cual se estructuró toda la literatura budista de aquel momento. A aquella estructuración se la conoce como Canon Pali, quedando dividido en tres colecciones:

  1. Vinaya-pitaka (disciplina monástica)
  2. Sutta-pitaka (discursos)
  3. Abhidhamma-pitaka (enseñaza superior)

Vinaya-pitaka[editar]

Reglas de la comunidad en lo que se refiere a monjes y monjas.

Sutta-pitaka[editar]

Enseñanzas de Buda. Contiene más de 10'000 discursos divididos en cinco Nikayas o colecciones:

  1. Digha (discursos largos)
  2. Majjhima (discursos medianos)
  3. Samyutta (discursos agrupados temáticamente)
  4. Anguttara (discursos agrupados numéricamente)
  5. Khuddaka (colección de textos pequeños)

Abhidhamma-pitaka[editar]

Descripción filosófica sistemática de la naturaleza de la mente, la materia y el tiempo.

Canon Mahayana[editar]

Con el nacimiento del Mahayana a partir del siglo I a. C. irán surgiendo nuevos sūtras. Surgirán un buen número de sūtras apócrifos tanto en chino como en tibetano que serán admitidos. Se utiliza la clasifican en tres grupos principales:

  1. Vaipulya
  2. Dharanis
  3. Independientes

Buda en la Obra de Josefa Luque[editar]

Manifestación espiritual en Moab[editar]

Y cuando la radiante figura [de Moisés] extendía su brazo y se inclinaba a poner su diestra sobre el hombro del ermitaño del tosco sayal, sentado bajo el árbol de esmeraldas, éste se alzó rápidamente, y el sayal tomó tintes irisados de múltiples colores, como si al abrirse sus ojos entornados en meditación, hubiesen entretejido de claridad los rústicos hilos de su vestido.

—“Soy la anulación del yo inferior del hombre, soy el silencio de sus instintos de bestia, la destrucción del deseo, y el renunciamiento a cuanto hay de pasajero y efímero en los engañosos jardines de la vida.

“La humanidad se hundía en un abismo de oro y cieno, por la ambición y la sensualidad, llevados a extremos de locura, de barbarie y de crimen. El dolor, la miseria y la muerte prematura, enseñoreados de las sociedades humanas, amenazaban con furias de avalancha que arrastraría todo al abismo.

“Por Divina Ley, Buda comprendió como ninguno, por interna iluminación, que los dolores humanos tienen por causa el deseo.

Contenido recomendado[editar]

Dice Gaspar en Arpas Eternas: [2]

Quien haya estudiado a fondo los Sutras Simples encontrará la similitud entre la metafísica profunda de Buda, y las doctrinas esotéricas emanadas de todas las personalidades del Verbo Divino. Y únicamente en los monasterios de Nepal se encuentran los verdaderos libros budistas, sin alteraciones de ninguna especie, con la firma y sello de los cinco principales discípulos del gran Maestro.

  • El Mahavastu es a mi juicio el más importante y completo, como texto de Divina Sabiduría.
  • En el Labitavistara puede encontrarse la verdadera biografía de Buda, pero de este Libro, es del que más ha abusado el fanatismo por lo maravilloso, llegando a circular por todas partes una inverosímil leyenda, en la que sólo hay de verdad los nombres propios, y algunos lugares que fueron escenarios de aquella gran vida humana, que a fuerza de querer divinizarla, la convirtieron en una madeja de fantasmagorías imposibles de aceptar.
  • El Vajracchedika, el Meghasutra y el Loto de la Buena Ley, son relatos, episodios y pensamientos aislados, complementarios de la obra básica: el “Mahavastu”.

Sobre el Tíbet[editar]

En la Obra de Josefa Luque se menciona que los Flámenes Lemures emigraron en algún momento al Himalaya y se establecieron en el Tíbet. También se menciona que Gaspar solicitó a los Esenios enviarle periódicamente relatos biográficos de la vida de Yhasua para estar al tanto de la vida del Cristo.

Un artículo completo está destinado a ello: Tíbet.

Definición de Dios[editar]

Gaspar, uno de los tres Sabios de Oriente que visitó a Jesús en la cuna, definió a Dios conforme a sus principios Budistas: [2]

“Dios, es el conjunto unificado de todas las Inteligencias llegadas a la Suprema perfección del Nirvana”.

Palabras de Buda en manifestación espiritual en Moab:

Comprendiendo el proceso evolutivo de las almas, Buda pudo afirmar que es pueril y propia de infantillos,

  • la idea de un ser representación de la Divinidad;
  • de una sola Inteligencia, marcando rutas a mundos y seres;
  • de una sola mano gigantesca, sosteniendo en su palma el peso de los mundos.

Todo ser tuvo principio. Sólo el Eterno Invisible no lo tuvo. Luego no es un ser.

Gaspar de Bombay: no temas al duro calificativo de filósofo ateo, que dará la humanidad a quien niega la individualidad personal de Dios. El principio de la Unidad Divina puesto sobre el Monte Santo de la Sabiduría Kobda y Mosaica, es la misma unificación de Inteligencias comprendida por Buda.

La Unidad-Dios no es individualidad, sino unificación.

¿Buda fue ateo?[editar]

El joven Filón de Alejandría estrechando las manos de Gaspar el budista, decía:

—Me habéis quitado un enorme peso de encima, pues hasta hoy había yo dudado a fondo de que Buda hubiera sido un resplandor de la Verdad Eterna porque lo juzgué ateo, sostenedor de que no hay nada sino una pura ilusión, en todas las manifestaciones de la vida universal.

—¿Y hoy juzgáis al Maestro de diferente manera?

—¡Completamente! Vuestra definición de Dios me hace ver que el Avatar Divino en la personalidad de Buda, escanció la oculta esencia de la Verdad Eterna para derramarla sobre la faz de la Tierra. Mas, fue un perfume tan sutil, delicado y complejo, que

  • para unos fue rosa,
  • para otros jazmín,
  • para otros violetas y
  • para otros arrayán.

Diríase que la humanidad era aún demasiado torpe y grosera para aspirar ese perfume. La luz de Buda fue un resplandor como el del Iris, que tiene todos los colores madres, pero que deben definirse en la retina durante el breve tiempo que dura ese fenómeno de la luz, porque luego se esfuma en lo Infinito y el que lo vio, sólo conserva la visión del conjunto sin acertar con una definición exacta.

—No sólo vos –dijo Gaspar–, habéis pensado equivocadamente de Buda, sino muchos pensadores y estudiantes de las Ciencias Ocultas lo han pensado también. Y sin embargo, nada mas conforme a la Verdad que la definición budista de Dios:

“Es el conjunto unificado de todas las Inteligencias llegadas a la Suprema Perfección del Nirvana”.

Explicación de Gaspar[editar]

Me permitiré deshilar esta trama sutil de seda y oro: [2]

Sabemos que una larga serie de ciclos, de edades, llamadas kalpas, las Inteligencias van subiendo a medida que se van depurando. Mundos y mundos, globos y globos les van sirviendo de moradas apropiadas a su grado de evolución, hasta que llegan a refundirse como chispas en un incendio, como gotas en un océano infinito, como arenillas de oro en una playa sin riberas.

A fuerza de unificación, la individualidad es hasta cierto punto transformada en poder, energía y vitalidad, conjuntos inseparables e indestructibles. Y todo ese conjunto de Pensamientos, Vitalidad, Amor, Energía, es Dios. De todas esas fuerzas conjuntas, surgen todas las creaciones, todos los poderes, todas las leyes inmutables del Universo. La unión de toda Inteligencia con Dios, la hace perfecta.

Buda negó un Dios personal, un ser limitado, porque su interna iluminación por determinadas conjunciones astrológicas, le fueron tan propicias a su mentalidad, que desarrolló el máximum de lucidez y claridad para comprender lo abstracto de la Idea Divina. Y esta claridad como un deslumbramiento le impidió comprender a la Divinidad bajo aspectos más perceptibles, digámoslo así, como

  • el de la Luz,
  • el de la Energía,
  • el del Fuego,
  • el de la Fuerza,

con que las otras doctrinas la han comparado.

En sus célebres meditaciones, bajo el llamado simbólicamente: Árbol de la Ciencia, él comprendió en visiones magníficas esta gran verdad suprema:

vio los mundos superiores poblados de Inteligencias potentísimas hasta llegar a los Fuegos Magnos Supremos, que sostienen con el pensamiento la gran máquina universal, y en torno a ellos, no vio más que millones de miríadas de mundos que de ellos recibían el poder, la energía, la luz y la vida.

¿Qué extraño es pues, que diera de Dios aquella oculta y profunda definición?

Diríase que Buda no fue un Instructor para las multitudes, sino un Maestro para los maestros de Divina Sabiduría. De ahí, que ninguna doctrina fue más desfigurada y tergiversada que la de Buda, cuya metafísica altísima y abstracta por completo, no podía ser asimilada sino por los espíritus avanzados en la Ciencia Divina. Y así, el Nirvana búdico, es para las multitudes el reposo absoluto de la nada. Y dicen, creyendo pronunciar una gran verdad:

“El Mesías ateo del Indostán, el sostenedor de la nada, el fantasma espectral de la Idea sin realidad posible en ninguna parte”. “De un vistazo comprendió Buda, todo el infinito plan de la Evolución, y bajo ese punto de vista, dijo:

Todo es ilusión, porque todo pasa y se transforma continuamente. Nada permanece.

¿Conviene estudiar el budismo actual?[editar]

Dijo Gaspar al apóstol Tomás:

—Te llamo hacia mí –le dijo–, porque el amor del Avatar Divino [Jesús] que he seguido desde la cuna hasta el altar del sacrificio, me obliga a desbrozar cuanto puedo tu camino, a fin de que no tropieces y caigas en las tinieblas creadas por la ignorancia humana alrededor de una luz deslumbrante.

La incomparable luz de Siddhartha-Buda, de tal manera deslumbró a los pequeños seres humanos que hicieron alrededor de ella una selva de afirmaciones tenebrosas, que hoy espanta a las mentes lúcidas de la hora presente.

¿No lo hicieron así mismo los atlantes con la Sabiduría de Antulio, el Buda excelso y radiante de aquel continente desaparecido?

Te aconsejo pues no pretender desenvolver ninguno de los rollos de papiro que quieran poner en tus manos. Los verdaderos principios de Siddhartha están muy lejos de aquí, en el más antiguo Monasterio de Nepal.

Mucho oro y mucho esfuerzo he gastado en conseguir revisarlos y sacar una copia, para lo cual me exigieron un terrible juramento de no pretender jamás divulgarlo.

La ortodoxia, la disciplina y las penalidades de los brahmanes, son duras y terribles.

Antes hubiéramos podido arriesgar la vida misma por difundir la filosofía budista, lógicamente explicada y comentada como único medio de llevar la luz a la humanidad.

La sabiduría de Antulio fue desfigurada y deshecha; igualmente lo fue la de Moisés y la de Buda. Pero la postrera venida del Avatar Divino [Jesús] a la tierra, ha simplificado al último extremo toda

  • la ciencia de Dios,
  • de la vida y de las almas,
  • de los mundos y del universo todo,

lo cual hace innecesario el esfuerzo mental, que significa el pretender encontrar las perlas legítimas entre una enorme ciénaga en que depositan sus asquerosas larvas los reptiles y los insectos.

Escucha pues, con docilidad infantil a la Madre Adavana, que es hermana de un Brahmán del Supremo Consejo en la India budista; y que fue ella el instrumento elegido por la Ley, para que yo [Gaspar] encontrase

la verdadera doctrina de Buda que en nada contradice la de tu Maestro, el Profeta Nazareno.

El Monasterio que ella gobierna es budista de Buda, no de los brahmanes y está excomulgada por ellos.

La enseñanza de Buda[editar]

Sobre Dios[editar]

El principio de la Unidad Divina puesto sobre el Monte Santo de la Sabiduría Kobda y Mosaica no es individualidad, sino unificación, unificación de Inteligencias llegadas a la suprema perfección del Nirvana.

Sobre la ilusión[editar]

El Buda dijo, según Gaspar:[2]

Todo es ilusión, porque todo pasa y se transforma continuamente. Nada permanece.

  • Ilusión: la de aquellos que creen absolutos sus derechos de propiedad sobre individuos o pueblos que uncen al carro de su prepotencia, porque sólo es como un instante fugaz en la eternidad del Infinito.
  • Ilusión: la nobleza de la sangre, la pureza de las dinastías, lo rancio de los abolengos, los derechos milenarios a tal o cual porción de tierra, que se llama una Patria y un Estado; puesto que el rey de ayer, es el esclavo de hoy y viceversa.
  • Y el que nació una vez en Indostán, en otra nació en la China, en África, en Europa, en el Polo o en los Trópicos, en los ardores del Ecuador o entre las nieves polares.

¿No son en verdad ilusiones que se forja la pobre mente humana que se alimenta de ellas, como las mariposas de las flores, cuya efímera vida no alcanza a ver la luz de un amanecer y de un ocaso?

Sobre el deseo[editar]

El Buda dijo, en manifestación espiritual en el Santuario de Moab:[2]

El reposo búdico se basa en la anulación del deseo, en cuanto tiene éste de perturbador de la quietud mental y de la paz interior.

¿Qué es el dolor sino un deseo no satisfecho? Desea el que ama, desea el que odia, desea el rey y desea el vasallo, el rico y el pobre, el joven y el viejo, el sano y el enfermo, el vencedor y el vencido. Y de toda esta efervescencia de tumultuosos y contrarios deseos, forma el hombre tan horrenda y lóbrega bóveda psíquica, que hace imposible la filtración de toda luz, de todo conocimiento, de toda paz y de todo bien.

Por eso busqué en la anulación del deseo, el bien de la humanidad; y al extremar la medida del renunciamiento, probé que todo hombre puede limitar sus deseos a lo justo, para aniquilar al mal, y propender al bien sobre la tierra. La vida de Buda en otros términos, fue el cumplimiento perfecto de aquel eterno “Ama a tu prójimo como a ti mismo”.

Sobre la paciencia[editar]

Decía la anciana budista al apóstol Tomás:

Yo soy hija de nuestro Señor Buda y siguiendo su ley he aprendido a tener paciencia

  • con la niñez revoltosa,
  • con la juventud enloquecida por las tempestades del corazón y
  • con la madurez de la vida física que no llegó a las cumbres del conocimiento de sí mismo y menos aún de los demás.

Las seis virtudes básicas[editar]

Estas son las seis virtudes básicas que exigía Buda para los buscadores de perfección, mediante la unión íntima con la Divinidad: (AE, EN EL MONTE HOR)

  1. La caridad con el prójimo.
  2. La pureza de vida en pensamiento, palabra y obra.
  3. La paciencia en todas las circunstancias de la vida.
  4. Valor para perseverar en el sendero elegido, no obstante las opiniones diversas del mundo.
  5. La concentración espiritual o meditación, buscando el propio conocimiento y la energía de la Eterna Potencia.
  6. Consagración a la ciencia, que nos descubre las obras y leyes de Dios y nos hace útiles a la humanidad.

Máximas[editar]

  • La única gloria que quiero y que nadie puede disputarme es este amor sin límites que me abrasa el alma.

Difusión de la doctrina[editar]

La península indostánica, era en su gran parte brahmánica, pues el poderoso clero del culto Brahma había perseguido a muerte a los budistas,

  • que quedaron relegados a la región de Nepal, de donde lograron pasar a la China del Sur, donde la enseñanza de Lao-tsé había preparado surcos propicios a la difusión del budismo.
  • Otras agrupaciones budistas, habían huido hacia las grandes islas de Ceilán y de Java, en los mares del Sur, donde tenían escuelas y templos de gran importancia.
  • Los misioneros de Buda, se establecieron en el Archipiélago del Sol Naciente [Japón], al amparo de algunos emperadores, que en su refinado egoísmo, pensaron que era cosa fácil gobernar pueblos a quienes se les enseñaba el renunciamiento a toda grandeza material.

Los Himalayas se poblaron de monjes budistas, y aunque se formaron numerosas escuelas con ritos y cultos variadísimos, mucho conservan del espíritu búdico: suave, manso, silencioso.

Mensaje de Buda a Gaspar[editar]

Gaspar de Srinagar: Yo quiero que seas el clarín de oro que cante hacia el oriente y hacia el occidente, con las notas entretejidas del Mahavastu y los Upanisad, porque ambas son melodías del Eterno Trovador Universal.

Glosario[editar]

Muchas palabras en budismo se mantienen en su transliteración del idioma Pali, el más cercano a la lengua original en que habría hablado Buda. Muchas palabras son tomadas también del Sánscrito.

  • Nirvana: Significa literalmente "apagado", como en una vela, es un estado de cesación. En la Obra de Josefa Luque puede entenderse como Reino de Dios.
  • Bhagavad: Bienaventurado.
  • Diana: Éxtasis.
  • Sangha: Comunidad.
  • Dharma: ¿Camino, religión, conducta piadosa correcta? No existe una única palabra que sirva de traducción para dharma en otros idiomas.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]

Óctuple Sendero[editar]

Referencias[editar]

  1. Extraído de cadenaaurea.com
  2. 2,0 2,1 2,2 2,3 2,4 Arpas Eternas 1, cap. "En las cumbres de Moab"