Archivos de la Luz

De Obra FCU
Saltar a: navegación, buscar

Portada de Orígenes de la Civilización Adámica[editar]

En primer lugar me preguntaréis:

Si esta obra relata hechos acaecidos diez mil años atrás, o sea varios milenios antes de que la visual de la Historia recogiera y conservara los hechos de los hombres, ¿cómo los ha recogido y conservado el autor?

Ante tal pregunta me es necesario hacer al lector esta otra interrogación:

¿Habéis estudiado las obras de ese gran explorador celeste de los tiempos modernos, de Camille Flammarion [Nota 1], llamado el poeta de los cielos, o de otro de esos incansables viajeros estelares que han hecho de los espacios infinitos el campo de acción de todas sus actividades científicas?

Si les habéis leído, sabréis que la Luz es el gran archivo del Universo y que colocado el observador en el punto marcado por las leyes astrales y etéreas, se produce el hecho, perfectamente natural y lógico, de que siguiendo los rayos de luz emitidos sobre la Tierra, en cualquier época por remota que ella sea, presenciará clara y nítidamente los hechos ocurridos.

Enseñanza Antuliana a Yhasua[editar]

(AE, PANORAMAS EXTRATERRESTRES)

[Los Arcángeles] Son también los custodios de los Archivos de la Luz Eterna, desde los comienzos de la creación y de las nebulosas y de los Sistemas Planetarios.

Cuando alguna Inteligencia desencarnada acepta la misión de dictar o recibir conocimientos superiores, históricos o filosóficos para determinadas humanidades, debe formar alianza al encarnar con una o varias de estas Inteligencias llamadas Murallas de Diamantes (Arcángeles), ordinariamente con los Heraldos y Vigías, que son los custodios del Divino Archivo de la Luz Eterna, en lo que a la marcha de humanidades se refiere.

He visto con claridad el proceso seguido para estos casos, y lo relato conforme a lo que me ha sido permitido ver.

Figuraos un inconmensurable recinto con muchas entradas, todas ellas cubiertas con radiantes velos fluídicos de tan variados colores y matices, que el observador cree que son azules y luego se tornan oro o amatista, o esmeralda o púrpura vivo, como si tales cambiantes vinieran de lejanos focos luminosos, que no puede precisar donde están situados. Y todo esto se debe a los pensamientos evocadores, que desde todos los mundos llegan a estas puertas veladas en demanda de conocimiento y de verdad.

Y cuando los cambiantes se tornan como una ebullición vertiginosa de colores, los velos desaparecen como por arte mágico, y en cada puerta se destaca la figura radiante de un Heraldo o un Vigía, que extendiendo sus manos abiertas y fijando sus ojos resplandecientes en un determinado punto del espacio infinito, atrae con fuerza irresistible, a las Inteligencias que van a transmitir la Verdad a las humanidades, donde hay porciones de almas que esperan, llegadas ya a la evolución necesaria.

Las Inteligencias que van a transmitir o dictar, penetran al primer recinto, donde innumerables esferas luminosas giran majestuosamente como sostenidas por ejes invisibles, y cuya superficie al igual que espejos combos inmensos, dejan ver al observador, lo que quiere transmitir o dictar. Mas, no creáis que sean bocetos o esbozos muertos de acontecimientos o vidas de un remoto pasado, como se ven en una pintura mural, sino la vida misma, con todas sus emociones, movimientos y actividades, tal como si fuera, no un pasado, sino el presente mismo con todo su realismo vivo, palpable, sensible, imponente o aterrador.

He comprendido, que de aquí nace el viejo decir: “que Dios todo lo ve” pues nada ha quedado sin ser recogido por la Eterna Luz. Es de aquí y en tal forma, de donde copian las existencias planetarias de los seres, que a través de inmensas edades han realizado hechos buenos o malos, en unión con porciones de humanidad con las cuales vivieron.

Discurso de Yhasua[editar]

(AE, LOS SECRETOS DEL PADRE)

Cuando vosotros, después de esta jornada lleguéis a mi Reino, podréis buscar entre vuestros íntimos amigos de la Tierra a algunos de ellos que con su conciencia despierta a la Verdad, al Amor y a la Justicia Eterna, pueda percibir en estado de vigilia las verdades divinas que queráis sugerirle, para cooperar así desde vuestro cielo dichoso, a la evolución espiritual y moral de esta humanidad.

Sobre los manuscritos antiguos y los Archivos de la Luz: (AE, EN EL MONTE HERMÓN)

Yhasua quedó pensativo y silencioso por unos momentos.

—¿Os preocupan estas escrituras? –preguntó uno de los esenios intérpretes.

—Pensaba –dijo el Maestro–, en la responsabilidad que pesa sobre el Santuario esenio, ante la Fe, la Historia y la Ciencia en relación con el futuro de la humanidad.

“Día vendrá –añadió–, en que la Fraternidad Esenia desaparecerá como los Profetas Blancos, los Flámenes, los Dakthylos y los Kobdas, ¿qué serán de estos riquísimos archivos de ciencia y de historia antigua, ocultos hoy en el seno de las montañas?

—La Divina Sabiduría proveerá –contestóle el esenio–, para que aparezcan guardianes fieles de sus tesoros.

“Y en último caso, aunque todo fuera destruido por la inconsciencia y la ignorancia de los hombres, ellos no pueden destruir el Eterno Archivo de la Luz Increada, en el cual siguen viviendo como en letargo, hasta los pensamientos más fugaces de los habitantes terrestres.

¿Crees que nosotros mismos, eternos vivientes, no podemos referir a la humanidad del futuro los acontecimientos de las edades pasadas? ¿Acaso hay algo imposible para el Poder Soberano dentro de la inmensa órbita de su Ley inmutable?

Notas[editar]

  1. Ver por ejemplo las descripciones que se hacen en el libro: "Lumen, la historia de un alma", (ver resumen en este enlace).

Véase también[editar]

  • Psicografías de Juan y María de Betania (Vida de Anfión)
  • Las explicaciones sobre Hoyos Negros en el libro "Lúmen, historia de un alma" por Camille Flammarion.

Fuera de la Obra[editar]